Consultoria

CONSULTORÍA ESTRATÉGICA

Dentro del servicio de consultoría estratégica desarrollado por Aldimasa se distinguen dos tipos de proyectos complementarios:

  • Plan estratégico: tras la realización de un riguroso estudio de la situación actual y de las necesidades del cliente, se define la estrategia en materia de comunicaciones a seguir por la empresa.
  • Benchmarking: se trata de un proceso sistemático para la continua evaluación comparativa de los servicios de telecomunicaciones y procesos contratados por la empresa.
  • Plan estratégico de comunicaciones

    Refleja la estrategia en materia de comunicaciones a seguir por la compañía en el medio plazo.

    El plan definido debe plasmar los objetivos a alcanzar de forma cuantificable; ha de ser concreto, especificando las directrices a seguir de cara a la consecución de los objetivos previamente fijados en los intervalos de tiempo establecidos.

    Para la realización del plan estratégico se lleva a cabo tanto un análisis interno de la organización, como un análisis externo de las diferentes soluciones tecnológicas existentes en el mercado.

    A través de un análisis comparativo, se define un diagnóstico que marca el plan estratégico a seguir por la empresa.

    Dentro del plan estratégico de comunicaciones se marcan una serie de objetivos estratégicos, cada uno de los cuales va a acompañado de unas acciones asociadas donde se marcan los responsables, plazo e indicadores a controlar.

    El plan estratégico de comunicaciones define por tanto los objetivos que debe alcanzar la compañía, el modo de conseguirlos y la estrategia a seguir con vistas a su consecución.

     

Benchmarking

Se trata de un proceso sistemático para la continua evaluación comparativa de los servicios de telecomunicaciones y procesos contratados por la empresa.

En el caso concreto de las telecomunicaciones, consiste en tomar “comparadores” a aquellos productos, servicios y procesos de trabajo que pertenezcan a organizaciones que muestren los mejores indicadores, con el propósito de transferir el conocimiento de las mejores prácticas y su aplicación.

El objetivo es lograr comportamientos competitivos en la oferta de los mercados, comparando el desempeño de las empresas a través de la métrica por variables, indicadores y coeficientes.

Aldimasa ofrece dos opciones:

  • Benchmarking interno: Chequeo interno de los estándares de la organización, para determinar formas potenciales de mejorar la eficiencia.
  • Benchmarking sectorial: Comparar los estándares de la empresa con los del sector al que pertenece.

El benchmark es un proceso útil de cara a lograr el impulso necesario para realizar mejoras y cambios.

El objetivo no es tanto la detallada mecánica de la comparación, sino en el impacto que pueden tener estas comparaciones continuas sobre los comportamientos adoptados.

Este proceso continuo de comparar actividades, tanto en la misma organización como en otras empresas, lleva a encontrar la mejor opción, para luego intentar copiar esta actividad generando el mayor valor agregado posible.